• Portada
  • >
  • Libros
  • >
  • Samael Aun Weor - 1975 - La Gran Rebelión
  • 

    Samael Aun Weor
    1975 - La Gran Rebelión

    Extracto del libro (para el libro completo, descarga el PDF)

    Samael Aun Weor - La Gran RebelionSamael Aun Weor

    La Gran Rebelión

     

    CAPÍTULO I

    LA VIDA

    Aunque parezca increíble, es muy cierto y de toda verdad, que ésta tan cacareada civilización moderna es espantosamente fea, no reúne las características trascendentales del sentido estético, está desprovista de belleza interior.

    Es mucho lo que presumimos con esos horripilantes edificios de siempre, que parecen verdaderas ratoneras.

    El mundo se ha vuelto tremendamente aburridor, las mismas calles de siempre y las viviendas horripilantes por doquier.

    Todo esto se ha tornado cansón, en el Norte y en el Sur, en el Este y en el Oeste del Mundo.

    Es el mismo uniforme de siempre: horripilante, nauseabundo, estéril. ¡Modernismo!, exclaman las multitudes.

    Parecemos verdaderos pavos vanidosos con el traje que cargamos y con los zapatos muy brillantes, aunque por aquí, por allá y acullá circulen millones de infelices hambrientos desnutridos, miserables.

    La sencillez y belleza natural, espontánea, ingenua, desprovista de artificios y pinturas vanidosas, ha desaparecido en el Sexo Femenino. Ahora somos modernos, así es la vida.

    Las gentes se han vuelto espantosamente crueles: la caridad se ha resfriado, ya nadie se apiada de nadie.

    Las vitrinas o aparadores de los lujosos almacenes resplandecen con lujosas mercaderías que definitivamente están fuera del alcance de los infelices.

    Lo único que pueden hacer los Parias de la vida es contemplar sedas y joyas, perfumes de lujosos frascos y paraguas para los aguaceros; ver sin poder tocar, suplicio semejante al del Tántalo.

    Las gentes de estos tiempos modernos se han tornado demasiado groseras: el perfume de la amistad y la fragancia de la sinceridad han desaparecido radicalmente.

    Gimen las muchedumbres sobrecargadas de impuestos; todo el mundo está en problemas, nos deben y debemos; nos enjuician y no tenemos con qué pagar, las preocupaciones despedazan cerebros, nadie vive tranquilo.

    Los burócratas con la curva de la felicidad en sus vientres y un buen cigarro en la boca, en el que psicológicamente se apoyan, juegan malabares políticos con la mente sin importarles un comino el dolor de los pueblos.

    Nadie es feliz por estos tiempos y menos la clase media, ésta se encuentra entre la espada y la pared.

    Ricos y pobres, creyentes y descreídos, comerciantes y mendigos, zapateros y hojalateros, viven porque tienen que vivir, ahogan en vino sus torturas y hasta se convierten en drogadictos para escapar de sí mismos.

    Las gentes se tornaron maliciosas, recelosas, desconfiadas, astutas, perversas; ya nadie cree en nadie; se inventan diariamente nuevas condiciones, certificados, cortapisas de todo género, documentos, credenciales, etc., y de todas maneras nada de eso sirve ya, los astutos se burlan de todas estas tonterías: no pagan, esquivan la ley aunque les toque ir con sus huesos a la cárcel.

    Ningún empleo da felicidad; el sentido del verdadero amor se ha perdido y las gentes se casan hoy y se divorcian mañana.

    La unidad de los hogares se ha perdido lamentablemente, la vergüenza orgánica ya no existe, el lesbianismo y el homosexualismo se han vuelto más comunes que lavarse las manos.

    Saber algo sobre todo esto, tratar de conocer la causa de tanta podredumbre, inquirir, buscar, es ciertamente lo que nos proponemos en este libro.

    Estoy hablando en el lenguaje de la vida práctica, deseoso de saber qué es lo que se esconde tras esa máscara horripilante de la existencia.

    Estoy pensando en voz alta y que digan los bribones del intelecto lo que les venga en gana.

    Las teorías ya se volvieron cansonas y hasta se venden y revenden en el mercado.

    ¿Entonces qué?

    Las teorías sólo sirven para ocasionarnos preocupaciones y amargarnos más la vida. Con justa razón dijo Goethe: "Toda teoría es gris y sólo es verde el árbol de doradas frutas que es la vida"...

    Ya las pobres gentes se cansaron con tantas teorías, ahora se habla mucho sobre practicismo, necesitamos ser prácticos y conocer realmente las causas de nuestros sufrimientos.

     

    CAPÍTULO II

    LA CRUDA REALIDAD DE LOS HECHOS

    Pronto millones de habitantes de África, Asia y América Latina, pueden morir de hambre.

    El gas que arrojan los "Spray" puede acabar radicalmente con el Ozono de la atmósfera terrestre.

    Algunos sabios pronostican que para el año Dos Mil se agotará el Subsuelo de nuestro globo terráqueo.

    Las especies marítimas están muriendo debido a la contaminación de los mares, esto ya está demostrado.

    Incuestionablemente al paso que vamos para finales de este siglo todos los habitantes de las grandes ciudades deberán usar Máscaras de Oxígeno para defenderse del humo.

    De continuar la contaminación en su forma alarmante actual antes de poco tiempo ya no será posible comer peces, estos últimos viviendo en agua así, totalmente contaminada serán peligrosos para la salud.

    Antes del año Dos Mil será casi imposible encontrar una playa donde uno pueda bañarse con agua pura.

    Debido al desmedido consumo, y explotación del suelo y del subsuelo, pronto las tierras ya no podrán producir los elementos agrícolas necesarios para la alimentación de las gentes.

    El "Animal Intelectual", equivocadamente llamado hombre, al contaminar los mares con tanta inmundicia, envenenar el aire con el humo de los carros y de sus fábricas y destruir la Tierra con sus explosiones atómicas subterráneas y abuso de elementos perjudiciales para la corteza terrestre, es claro que ha sometido al Planeta Tierra, a una larga y espantosa agonía que indubitablemente habrá de concluir con una Gran Catástrofe.

    Difícilmente el mundo podrá cruzar el umbral del año Dos Mil, ya que el "Animal Intelectual" está destruyendo el ambiente natural a mil por hora.

    El "Mamífero Racional", equivocadamente llamado hombre, está empeñado en destruir la Tierra, quiere hacerla inhabitable, y es obvio que lo está logrando.

    En cuanto a los Mares se refiere, es ostensible que éstos han sido convertidos por todas las naciones en una especie de Gran Basurero.

    El Setenta por Ciento de toda la basura del mundo está yendo a cada uno de los mares.

    Enormes cantidades de petróleo, insecticidas de toda clase, múltiples substancias químicas, gases venenosos, gases neurotóxicos, detergentes, etc., están aniquilando a todas las especies vivientes del Océano.

    Las aves marítimas y el Plancton tan indispensable para la vida, están siendo destruidos.

    Incuestionablemente la aniquilación del Plancton Marino es de una gravedad incalculable porque este microorganismo produce el setenta por ciento del Oxígeno Terrestre.

    Mediante la investigación científica se ha podido verificar que ya ciertas partes del Atlántico y del Pacífico se encuentran contaminadas con residuos radioactivos, producto de las explosiones atómicas.

    En distintas Metrópolis del mundo y especialmente en Europa, el agua dulce se bebe, se elimina, se depura y luego se bebe nuevamente.

    En las grandes ciudades "Súper-civilizadas", el agua que se sirve a las mesas pasa por los organismos humanos muchas veces.

    En la ciudad de Cúcuta, frontera con Venezuela, República de Colombia, Sur América, los habitantes se ven obligados a beber las aguas negras e inmundas del río que carga con todas las porquerías que vienen de Pamplona.

    Quiero referirme en forma enfática al río Pamplonita que tan nefasto ha sido para la "Perla del Norte" (Cúcuta).

    Afortunadamente existe ahora otro acueducto más que abastece a la Ciudad, sin que por ello se deje de beber las aguas negras del río Pamplonita.

    Enormes filtros, gigantescas máquinas, substancias químicas, tratan de purificar las aguas negras de las grandes ciudades de Europa, más las epidemias continúan propagándose con esas aguas negras inmundas que tantas veces han pasado por los organismos humanos.

    Los famosos Bacteriólogos han encontrado en el agua potable de las grandes Capitales, toda clase de: virus, colibacilos, patógenos, bacterias de Tuberculosis, Tifo, Viruela, Larvas, etc.

    Aunque parezca increíble dentro de las mismas plantas de agua Potabilizadoras de países Europeos, se han hallado virus de la vacuna de la Poliomielitis.

    Además, el desperdicio de agua es espantoso: Científicos modernos afirman que para el año 1990 el humanoide racional morirá de sed.

    Lo peor de todo esto es que las reservas subterráneas de agua dulce, se encuentran en peligro debido a los abusos del Animal Intelectual.

    La explotación sin misericordia de los pozos de Petróleo, continúa siendo fatal. El Petróleo que se extrae del interior de la tierra, atraviesa las aguas subterráneas y las contamina.

    Como secuencia de esto, el Petróleo ha hecho impotables las aguas subterráneas de la Tierra durante más de un siglo.

    Obviamente como resultado de todo esto, mueren los vegetales y hasta multitud de personas.

    Hablemos ahora un poco sobre el aire que tan indispensable es para la vida de las criaturas...

    Con cada aspiración e inhalación, los pulmones toman medio litro de aire, o sea, unos doce metros cúbicos al día, multiplíquese dicha cantidad por los Cuatro Mil Quinientos Millones de habitantes que posee la Tierra y entonces tendremos la cantidad exacta de oxígeno que diariamente consume la humanidad entera, sin contar con el que consumen todas las otras criaturas animales que pueblan la faz de la Tierra.

    La totalidad del Oxígeno que inhalamos, se encuentra en la atmósfera y se debe al Plancton que ahora estamos destruyendo con la contaminación y también a la actividad fotosintética de los vegetales. Desgraciadamente las reservas de oxígeno ya se están agotando.

    El Mamífero Racional equivocadamente llamado hombre, mediante sus innumerables industrias está disminuyendo en forma continua la cantidad de radiación solar, tan necesaria e indispensable para la fotosíntesis, y es por esto que la cantidad de Oxígeno que producen actualmente las plantas, es ahora muchísimo menos que en el siglo pasado.

    Lo más grave de toda esta tragedia mundial es que el "Animal Intelectual", continúa contaminando los mares, destruyendo el Plancton y acabando con la vegetación.

    El "Animal Racional", prosigue destruyendo lamentablemente sus fuentes de Oxígeno. El "Smog", que el "Humanoide Racional" está expulsando constantemente al aire; además de matar pone en peligro la vida del Planeta Tierra.

    El "Smog", no sólo está aniquilando las reservas de Oxígeno, sino, además, está matando a las gentes.

    El "Smog", origina extrañas y peligrosas enfermedades imposibles de curar, esto está ya demostrado.

    El "Smog", impide la entrada de la luz solar y de los rayos ultravioletas, originando por ello, graves desórdenes en la atmósfera.

    Viene una era de alteraciones climáticas, glaciaciones, avance de los hielos polares hacia el Ecuador, ciclones espantosos, terremotos, etc.

    Debido no al uso, sino al abuso de la energía eléctrica en el año Dos Mil, habrá más calor en algunas regiones del Planeta Tierra y esto coadyuvará en el proceso de la Revolución de los Ejes de la Tierra.

    Ya pronto los polos quedarán constituidos en el Ecuador de la Tierra, y este último se convertirá en Polos.

    Deshielos de los Polos han comenzado y un nuevo Diluvio Universal precedido por el fuego se avecina.

    En próximos decenios, se multiplicará el "Dióxido de Carbono", entonces este elemento químico formará una gruesa capa en la atmósfera de la Tierra.

    Tal filtro o capa, absorberá lamentablemente la radiación térmica y actuará como un invernadero de fatalidades.

    El clima de la tierra se hará más caliente en muchos lugares y el calor hará fundir el hielo de los Polos, subiendo por tal motivo el nivel de los océanos escandalosamente.

    La situación es gravísima, el suelo fértil está desapareciendo y diariamente nacen doscientas mil personas que necesitan alimento.

    La catástrofe mundial de Hambre que se avecina, será ciertamente pavorosa; esto está ya a las puertas.

    Actualmente están muriendo cuarenta millones de personas anualmente por hambre, por falta de comida.

    La criminal industrialización de los bosques y la explotación despiadada de Minas y Petróleo están dejando a la Tierra convertida en un desierto.

    Si bien es cierto, que la energía nuclear es mortal para la humanidad, no es menos cierto que actualmente existen también, "Rayos de Muerte", "Bombas Microbianas" y muchos otros elementos terriblemente destructivos, malignos; inventados por los científicos.

    Incuestionablemente para conseguir la energía nuclear, se requiere de grandes cantidades de calor difíciles de controlar y que en cualquier momento pueden originar una catástrofe.

    Para lograr la energía nuclear, se requiere de enormes cantidades de minerales radioactivos, de los cuales sólo se aprovecha un treinta por ciento, esto hace que el subsuelo terráqueo se agote rápidamente.

    Los desperdicios atómicos que quedan en el subsuelo resultan espantosamente peligrosos. No existe lugar seguro para los desperdicios atómicos.

    Si el gas de un basurero atómico llegara a escapar, aunque sólo fuese una mínima porción, morirían millones de personas.

    La contaminación de alimentos y aguas trae alteraciones genéticas y monstruos humanos: criaturas que nacen deformadas y monstruosas.

    Antes del año 1999, habrá un grave accidente nuclear que causará verdadero espanto.

    Ciertamente la humanidad no sabe vivir, se ha degenerado espantosamente y francamente se ha precipitado al abismo.

    Lo más grave de toda esta cuestión, es que los factores de tal desolación, cuales son: hambres, guerras, destrucción del Planeta en que vivimos, etc., están dentro de nosotros mismos, los cargamos en nuestro interior, en nuestra Psiquis.

     

    CAPÍTULO III

    LA FELICIDAD

    La gente trabaja diariamente, lucha por sobrevivir, quiere existir de alguna manera, mas no es feliz.

    Esa de la felicidad está en chino -como se dice por ahí- lo más grave es que la gente lo sabe pero en medio de tantas amarguras, parece que no pierden las esperanzas de lograr la dicha algún día, sin saber cómo ni de qué manera.

    ¡Pobres gentes! ¡Cuánto sufren! Y, sin embargo, quieren vivir, temen perder la vida.

    Si las gentes entendieran algo sobre Psicología revolucionaria, posiblemente hasta pensarían distinto; mas en verdad nada saben, quieren sobrevivir en medio de su desgracia y eso es todo.

    Existen momentos placenteros y muy agradables, pero eso no es felicidad; las gentes confunden el placer con la felicidad.

    "Pachanga", "Parranda", borrachera, orgía; es placer bestial, mas no es felicidad... Sin embargo, hay fiestecitas sanas sin borracheras, sin bestialidades, sin alcohol, etc., pero eso tampoco es felicidad...

    ¿Eres persona amable? ¿Cómo te sientes cuando danzas? ¿Estás enamorado? ¿Amas de verdad? ¿Qué tal te sientes danzando con el ser que adoras? Permitid que me vuelva un poco cruel en estos momentos al deciros que esto tampoco es felicidad.

    Si ya estáis viejo, si no te atraen estos placeres, si te saben a cucaracha; Dispensadme si te digo que serías diferente si estuvieseis joven y lleno de ilusiones.

    De todas maneras, dígase lo que se diga, bailes o no bailes, enamores o no enamores, tengas o no eso que se llama dinero, tú no eres feliz aunque pienses lo contrario.

    Uno se pasa la vida buscando la felicidad por todas partes y muere sin haberla encontrado.

    En la América Latina son muchos los que tienen esperanzas en sacarse algún día el premio gordo de la lotería, creen que así van a lograr la felicidad; algunos hasta de verdad se lo sacan, más no por ello logran la tan ansiada felicidad.

    Cuando uno está muchacho, sueña con la mujer ideal, alguna princesa de las "Mil y Una Noches", algo extraordinario; viene después la cruda realidad de los hechos: Mujer, muchachitos pequeños que mantener, difíciles problemas económicos, etc.

    No hay duda de que a medida que los hijos crecen, los problemas también crecen y hasta se tornan imposibles...

    Conforme el niño o la niña van creciendo, los zapatitos van siendo cada vez más grandes y el precio mayor, eso es claro.

    Conforme las criaturas crecen, la ropa va costando cada vez más y más cara; habiendo dinero no hay problema en esto, mas si no lo hay, la cosa es grave y se sufre horriblemente...

    Todo esto sería más o menos llevadero, si se tuviese una mujer buena, más cuando el pobre hombre es traicionado, "cuando le ponen los cuernos", ¿de qué le sirve, entonces, luchar por ahí para conseguir dinero?

    Desgraciadamente existen casos extraordinarios, mujeres maravillosas, compañeras de verdad tanto en la opulencia como en la desgracia, mas para colmo de los colmos entonces el hombre no la sabe apreciar y hasta la abandona por otras mujeres que le van a amargar la vida.

    Muchas son las doncellas que sueñan con un "príncipe azul", desafortunadamente de verdad, las cosas resultan muy diferentes y en el terreno de los hechos se casa la pobre mujer con un verdugo...

    La mayor ilusión de una mujer es llegar a tener un hermoso hogar y ser madre: "santa predestinación", empero aunque el hombre le resulte muy bueno, cosa por cierto muy difícil, al fin todo pasa: los hijos y las hijas se casan, se van o le pagan mal a sus padres y el hogar concluye definitivamente.

    Total, en este mundo cruel en que vivimos, no existe gente feliz... Todos los pobres seres humanos son infelices.

    En la vida hemos conocido muchos burros cargados de dinero, llenos de problemas, pleitos de toda especie, sobrecargados de impuestos, etc. No son felices.

    ¿De qué sirve ser rico si no se tiene buena salud? ¡Pobres ricos! A veces son más desgraciados que cualquier mendigo.

    Todo pasa en esta vida: pasan las cosas, las personas, las ideas, etc. Los que tiene dinero pasan y los que no lo tienen también pasan y nadie conoce la auténtica felicidad.

    Muchos quieren escapar de sí mismos por medio de las drogas o el alcohol, más en verdad no sólo no consiguen tal escape, sino lo que es peor, quedan atrapados entre el infierno del vicio.

    Los amigos del alcohol o de la marihuana o del "L.S.D.", etc., desaparecen como por encanto cuando el vicioso resuelve cambiar de vida.

    Huyendo del "Mí Mismo", del "Yo Mismo", no se logra la felicidad. Interesante sería "agarrar al toro por los cuernos", observar al "YO", estudiarlo con el propósito de descubrir las causas del dolor.

    Cuando uno descubre las causas verdaderas de tantas miserias y amarguras, es obvio que algo puede hacer...

    Si se logra acabar con el "Mi Mismo", con "Mis Borracheras", con "Mis Vicios", con "Mis Afectos", que tanto dolor me causan en el corazón, con mis preocupaciones que me destrozan los sesos y me enferman, etc., etc., es claro que entonces adviene eso que no es del tiempo, eso que está más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente, eso que realmente es desconocido para el entendimiento y que se llama: ¡FELICIDAD!

    Incuestionablemente, mientras la conciencia continúe embotellada, embutida entre el "MI MISMO", entre el "YO MISMO", de ninguna manera podrá conocer la legítima felicidad.

    La felicidad tiene un sabor que el "YO MISMO", el "MI MISMO", nunca jamás ha conocido.

    .


    Venerabilis Opus recomienda

    Venerabilis Opus es una fuente gratuita de Conocimiento gracias a un trabajo voluntario. Apoya a esta Obra para que siga creciendo, y que llegue a aquellos y aquellas que no le tienen acceso ¡Gracias!